Titulados medios y técnicos de sanidad y ciencias naturales

Ficha

Perspectivas a futuro en Europa

El empleo en los profesiones de salud de nivel medio aumentó en un 12% durante la última década, y se espera que crezca aún más, alrededor de un 10% hasta 2025. Esta tendencia se puede atribuir al aumento de la demanda global de servicios de salud, impulsada por los cambios demográficos y la variación de las necesidades de salud. Sin embargo, más de tres cuartas partes de los 2,5 millones de las oportunidades de trabajo que se prevén entre 2015 y 2025 vendrán de la demanda de sustitución debido al envejecimiento de los y las trabajadoras en esta ocupación.

Sectores afectados por la evolución

El crecimiento del empleo previsto en profesionales de la salud de nivel de medio probablemente no será en el propio sector de la salud sino en sectores vinculados a las demandas cambiantes de la industria de la salud. Por ejemplo, el aumento enfermedades relacionadas con el cambio en los estilos de vida impulsará la demanda de productos farmacéuticos lo que contribuirá a un aumento de más del 30% del volumen de trabajo en el sector de los productos farmacéuticos en la próxima década. También se espera un crecimeinto del 40% del empleo en estas ocupaciones en el comercio, lo que que abarca a responsables de la dispensación de productos farmacéuticos.

Tendencias organizacionales


Envejecimiento y enfermedades crónicas que demanda una prestación de atención geriátrica integral
Nuevos tipo de enfermedades por cambio en los estilos de vida que requerirán de experiencia en gestión de la enfermedad y competencias de colaboración para proporcionar un plan integral gestionado por múltiples proveedores.
Foco en la prevención, en la comunidad y hábitos saludables donde serán vitales las competencias de comunicación y para trabajar con entornos y grupos de población diversos.
La movilidad aumentará la diversidad de la fuerza laboral sanitaria y será importante la capacidad de supervisar, gestionar y ayudar en la integración en los sistemas de salud nacionales.

Tendencias tecnológicas

Los avances tecnológicos están cambiando la forma en que el personal paciente comprende sus necesidades sanitarias y permite una atención más centrada en la persona. Esto conlleva la necesidad de conocimientos técnicos y experiencia en nuevos métodos y prácticas emergentes que requieren competencias TIC: "e-salud" (prestación de asistencia facilitada por procesos y dispositivos electrónicos) y "m-salud" (atención a través de dispositivos de comunicación móviles). Las competencias para una comunicación eficaz con los y las pacientes a través de comunicaciones telefónicas o el uso de las plataformas en línea también son importantes.

Tendencias económicas


Redistribución de funciones, ampliación del papel de enfermería y unión con profesionales sanitarios de mayor nivel de cualificación debido a las limitaciones económicas. Esto requerirá de competencias adicionales: capacidad de tomar decisiones complejas o competencias técnicas especializadas (gestión de enfermedades crónicas, realización de evaluaciones clínicas, investigación, derivación, gestión clínica y prescripción de medicamentos).

El envejecimiento de la población en Europa supone un desafío para las políticas de salud pública así como un incremento de la demanda de profesionales de la salud de nivel medio en la prestación de asistencia sanitaria y de productos farmacéuticos. Se espera que la incidencia de enfermedades crónicas y degenerativas (enfermedad de Alzheimer, artritis y cáncer) aumentarán en toda Europa. Por lo tanto, independientemente de la disciplina médica o nivel de antigüedad, los y lasprofesionales de la salud de nivel medio deben poseer una experiencia específica en la prestación de atención geriátrica integral.
El cambio de los estilos de vida está impactando de manera importantesobre los tipos de enfermedades, lesiones y dolencias que tendrán que gestionar y tratar cada vez en mayor medida. Por ejemplo, con un número cada vez mayor de ciudadanía obesa en Europa y los síntomas asociados (la diabetes y problemas musculares y óseos), la experiencia en la gestión de la enfermedad y el asesoramiento de pacientes será más importante y a su vez se necesitarán competencias específicas para ocupaciones como fisioterapeutas. Las competencias de colaboración también resultan esenciales a fin de proporcionar un plan integral gestionado por múltiples proveedores de atención, incluidos profesionales de la enfermería, dietistas y personal sanitario de la comunidad.
El aumento de la atención de la salud preventiva y basada en la comunidad están cambiando el papel de muchas personas profesionales de la salud de nivel medio, de quienes se espera que puedan desarrollar nuevas funciones asociadas a la promoción de hábitos saludables y la prevención de enfermedades y lesiones. En un gran número de países de la UE, profesionales de la salud pública, enfermeros/as y trabajadores/as de la comunidad están desempeñando un papel clave en la mejora del cumplimiento de los tratamientos por parte de sus pacientes, el conocimiento de sus condiciones y la autogestión. Esta tendencia hacia la práctica preventiva requiere experiencia específica en actividades de promoción de la salud en toda la profesión sanitaria y una comprensión de los factores clave que afectan negativamente la salud pública. Las competencias de comunicación , junto con la capacidad de trabajar en una variedad de entornos y con distintos grupos de población que presentan necesidades diferentes, resultan vitales para que este grupo de profesionales de la salud comunitarios puedan trasladar conocimientos y asesorar a pacientes.
Los avances tecnológicos están cambiando la forma en que los y las pacientes comprenden sus propias necesidades en el ámbito de la salud al tiempo que permite a profesionales sanitarios prestar una atención más centrada en la persona. El personal técnico y de enfermería necesitan conocimientos técnicos y experiencia en una variedad de métodos y prácticas novedosas que están emergiendo, debiendo jugar un papel activo en su propio desarrollo profesional. Entre las nuevas prácticas destacan la "e-salud" (prestación de asistencia sanitaria facilitada por procesos y dispositivos electrónicos) y la "m-salud" (atención que se proporciona a través de dispositivos de comunicación móviles) que requieren de competencias TIC. Las competencias para una comunicación eficaz con los y las pacientes a través de comunicaciones telefónicas o el uso de las plataformas en línea también resultan importantes.
El reto de abordar las limitaciones económicas en todas las organizaciones de salud europeas dará lugar también a cambios en la redistribución de las funciones llevadas a cabo por el personal de los centros sanitarios. La ampliación del papel de los profesionales de enfermería y la unión de sus actividades con las de los profesionales sanitarios de mayor nivel de cualificación, son identificadas como medidas eficaces que ya se están implantando en las políticas del Reino Unido para mejorar la calidad de la atención, teniendo en cuenta las restricciones presupuestarias. Este desplazamiento hacia la asunción de funciones más avanzadas requerirá de competencias adicionales, tales como la capacidad de tomar decisiones complejas o competencias técnicas especializadas: la gestión de las enfermedades crónicas, la realización de evaluaciones clínicas, investigación, derivación de pacientes, la gestión clínica y la prescripción de medicamentos. Esta perspectiva de desarrollar funciones más avanzadas junto con el mayor potencial para el desarrollo profesional puede desempeñar un papel importante en la captación de personas jóvenes en estos grupos ocupacionales de profesionales de la salud de nivel medio.
La movilidad seguirá desempeñando un papel importante en el aumento de la diversidad de la fuerza laboral sanitaria en toda Europa, con un gran número de nuevos profesionales de la salud de nivel medio procedentes de otros países de la UE o del extranjero. La movilidad puede ser una respuesta importante a la escasez de personal. Por ello será importante que el personal experimentado, conocedor de los reglamentos y normas de atención en cada país, posea la capacidad de supervisar, gestionar y ayudar a los nuevos/as compañeros/as a integrarse en los sistemas de salud nacionales.
Información recabada del Programa Skills Panorama de la Comisión Europea, a cargo de la Dirección General de Empleo, Asuntos sociales e inclusión y gestionado por CEDEFOP.