Operadores/as de instalaciones industriales de maquinaria fija, montadores/as y ensambladores/as

Ficha

Perspectivas a futuro en Europa

Durante el período que va entre 2005 y 2015 el empleo de los operadores de maquinarias fijas cayó un 12%. En la próxima década, se espera que siga la bajada, aunque de manera más suave (alrededor del 5%), mientras que las oportunidades laborales vendrán seguramente por la demanda de relevo.

Sectores afectados por la evolución

La mitad de los operadores están empleados en las industrias de manufactura, con comida, bebida y tabaco; productos y textiles de caucho y minerales no metálicos, atrayendo la ropa y el cuero un tercio de los trabajadores de la ocupación. En la próxima década, se espera que los niveles de empleo bajen en todos estos sectores; dicho descenso estimado variará desde alrededor del 8% en comidas, bebidas y tabaco al 20% en los textiles, ropa y cuero.

Tendencias organizacionales


Cuanto más se integra, tanto horizontalmente como verticalmente, la cadena de valor y cuanto más interdisciplinares se convierten los procesos de producción, más habilidades de colaboración y comunicación se necesitan.

Tendencias tecnológicas


Los avances tecnológicos sustituyen algunos puestos de trabajo en los principales sectores de este grupo ocupacional, pero también abren la puerta a nuevos puestos en sectores como el de los vehículos a motor.
La introducción de tecnologías como la impresión 3D está ganando terreno en varias industrias. Lo que puede significar la necesidad de un nivel de cualificación más alto para menos puestos de trabajo.
La implementación del Big Data a más sectores también cambiará las necesidades de habilidades.

Tendencias económicas


El cliente cada vez demanda una mayor atención medioambiental y este nuevo enfoque hace que el producto cambie, y con él la producción, requiriendo así nuevas habilidades.
Empleados especialmente en las industrias manufactureras, los operadores de instalaciones y maquinaria fija están afectados por los acontecimientos en industrias en las que se espera que el empleo vaya cayendo (como los textiles, ropa y cuero, minería y metales básicos y productos metálicos). Las caídas podrían estar relacionadas con caídas en la demanda de algunos productos y recursos, pero también con la utilización de los avances tecnológicos en la producción de bienes manufacturados. Sin embargo, estos mismos avances tecnológicos también podrían estimular la demanda de este grupo ocupacional entre empleadores menos importantes como la industria de los vehículos a motor. Al mismo tiempo, podrían necesitarse más operadores de instalaciones y maquinaria fija debido a la creciente demanda de tecnologías de precisión utilizadas en los procesos de producción. En la construcción, el creciente uso de componentes de construcción prefabricados apoyará el empleo de operadores de instalaciones y maquinaria fija en el sector. Los productos manufacturados también cambian, llevando a cambios en los procesos de producción manufacturera y la introducción de nuevas máquinas y herramientas – que inevitablemente afectan las habilidades y los quehaceres de los operadores. Estos cambios vienen principalmente como respuesta a la creciente preocupación por la sostenibilidad medioambiental, pero también debido a las nuevas demandas de los clientes: son los clientes y los mercados los que definen el cambio en el producto final, que varía el enfoque desde la producción masiva hacia la personalización masiva. Este cambio necesita de plazos de entrega más cortos, producciones más cortas pero complejas, que se puede alcanzar más fácilmente con tecnología avanzada. La introducción de sistemas ciber-físicos en los procesos de manufactura y producción especializada, también conocido como Industria 4.0, se está expandiendo con la creciente demanda de tanto los clientes industriales como los consumidores finales de que se integre la última ola tecnológica. De la misma manera, la fabricación por adición (como la impresión 3D) está ganando terreno en varias industrias manufactureras, ya que se está empleando en diferentes producciones: desde turbinas hasta juguetes. Para los operadores de instalaciones y maquinaria fija la penetración de estas tecnologías podría significar menos empleos, ya que algunos trabajos serán sustituidos, pero también niveles más altos de cualificación y nuevas habilidades para responder a las necesidades de la nueva maquinaria. Por ejemplo, los operadores de la construcción deberán trabajar con sensores avanzados que hacen que la maquinaria detecte y comunique sus necesidades de mantenimiento, envíe alertas automáticas para el mantenimiento preventivo y recopile datos de uso y mantenimiento. El Big Data se utiliza en la actualidad principalmente en los procesos de producción y extracción, operando sensores integrados con los equipamientos mecánicos. Esto permite al personal monitorizar las operaciones del sistema remotamente, permitiendo a los trabajadores identificar y hacer frente cualquier ineficiencia. Un ejemplo de dónde se está usando es en la industria de la celulosa y el papel, donde las empresas intentan minimizar el desperdicio de madera, agua y energía. Los responsables de la monitorización de la eficiencia o el funcionamiento de la maquinaria necesitan cada vez más habilidades analíticas, para interpretar los datos, y habilidades técnicas, para preparar y mantener los sensores y el equipo similar. Otro área que es probable que se desarrolle en esta ocupación es la recuperación química y la recuperación de energía, que requerirá que los operarios de instalaciones y maquinaria fija tengan las habilidades técnicas necesarias para usar estos nuevos métodos, pero también las habilidades para monitorizar, evaluar y resolver problemas para asegurarse de que cualquier técnica o estrategia está implementada de manera efectiva. A medida que los procesos de producción se convierten en más interdisciplinares y la integración vertical y horizontal de la cadena de valor alcanza grados cada vez mayores, se necesitan más habilidades de colaboración y comunicación. Se esperará que los trabajadores y operadores se comuniquen con colegas en diferentes fábricas y oficinas, así como con clientes de diferentes países, facilitados por el uso de dispositivos inteligentes. Con la habilidad técnica involucrada en estas tecnologías y prácticas emergentes, los operarios de instalaciones y maquinaria fija necesitarán, cada vez más, habilidades blandas, como la creatividad, la resolución efectiva de problemas y la aptitud de toma de decisiones. También serán necesarias la exactitud en los procesos de producción y la habilidad de evaluación de calidad y rendimiento. Asimismo, las máquinas son más sofisticadas, lo que hace que sus operarios necesiten entender manuales técnicos cada vez más complejos. Así que las habilidades idiomáticas, especialmente inglés y hasta cierto punto el alemán, se convierten en aún más importantes.
Información recabada del Programa Skills Panorama de la Comisión Europea, a cargo de la Dirección General de Empleo, Asuntos sociales e inclusión y gestionado por CEDEFOP.

Ficha

Perspectivas a futuro en Europa

De 2005 a 2015 el empleo en el grupo ocupacional de los montadores cayó alrededor de un 25%. En la próxima década podría verse un retroceso parcial en esta tendencia. Cuando se combina con la de manda de relevo, los empleos que habrá que cubrir entre 2015 y 2025 podrían ser más de 800.000

Sectores afectados por la evolución

El número de montadores trabajando en el sector de la manufactura se prevé que crezca en un 8%, pero esto se queda en un segundo plano por las aún mayores subidas previstas en la distribución, transporte, negocios y otros servicios. La mayoría de los montadores están empleados en la manufactura, industrias como la comida, bebida y tabaco; productos minerales no metálicos, textiles, ropa y cuero; comercio mayorista y minorista; madera, papel, impresión y publicación y vehículos a motor.

Tendencias organizacionales


La reestructuración de las cadenas de valores y los cambios en los motores de todos los sectores afectarán a los montadores, sus labores y las habilidades requeridas para llevarlas a cabo.
La globalización y los avances tecnológicos piden trabajos más interdisciplinares, necesitando así habilidades para tener una buena relación

Tendencias tecnológicas


Los avances tecnológicos están reconfigurando la manufactura en términos de estructuras de cadenas de suministro y valor, automatización etc.
La automatización es un motor clave en los cambios de los empleos y las habilidades. Algunos puestos podrían estar amenazados, lo que obligará a los montadores a redefinir su rol, adquiriendo nuevas habilidades de software y programación.

Tendencias económicas


Los modos de producción cambian para satisfacer la demanda de productos de nicho.
El cliente demanda productos más sostenibles, afectando así a los materiales y procesos e, indirectamente, a las habilidades requeridas.
Hay ya cambios significativos en grandes sectores empleadores de montadores, lo que significa que los montadores dependen mucho de los desarrollos en la manufactura, ya sea por cambios en modos de producción, cadenas de valor, nuevas estructuras organizacionales o por avances tecnológicos. Con el tiempo, sus quehaceres laborales y habilidades cambiarán. Los motores que afectan a todos los sectores, como la reestructuración de las cadenas de valores afectará inevitablemente también a los montadores, ya que sus labores dependen en la naturaleza y en la manera en la que se lleva a cabo la producción del producto ensamblado. Los modos de producción y las características de varios tipos de productos cambian para satisfacer la demanda de productos costumizados y de nicho. Al mismo tiempo, la creciente demanda de productos sostenibles y de eco diseño también afecta los procesos de producción y el uso de nuevos materiales y máquinas. Los montadores tendrán que, por lo tanto, tener las habilidades necesarias para manejar estos nuevos materiales y sus correspondientes máquinas. Además, el énfasis en la reducción del desperdicio de material y el incremento de la eficiencia del proceso de producción (por ejemplo mediante el círculo de suministro) llevan a mejoras en la monitorización y el control de calidad. Los montadores responsables de dichas partes de la producción necesitarán inevitablemente tener habilidades y competencias relevantes. Los avances tecnológicos ya están reconfigurando la manufactura (por ejemplo, véase el destacado analítico en manufactura avanzada) en términos de las estructuras de las cadenas de suministro y valor, organizaciones, así como la expansión de la automatización de la producción, logística etc. La automatización puede ser vista como el motor clave de los cambios de los empleos y habilidades necesarias para los mismos de los montadores, ya que un mayor uso de máquinas controladas por ordenador puede reducir el número de puestos en su área o cambiar las labores de su trabajo. Algunos trabajos de montadores podrían estar amenazados por la mayor automatización de las fábricas, como los robots de dos brazos que ya hoy en día hacen de montadores. Redefiniendo su rol, la automatización y digitalización podrían requerir que los montadores cambiasen a roles más técnicos o a operadores de máquinas. Otros puede que tengan que dirigirse más hacia el servicio al cliente y a roles de diseño para productos customizados y únicos, cada vez más habituales. En estos casos, las habilidades de programación y software serán indispensables. Modas como los avances tecnológicos o la globalización combinado con la deslocalización de algunas industrias manufactureras europeas cambian los modelos de negocios, la composición de la cadena de valores y las relaciones entre compañeros. Por ejemplo, la industria automovilística ha respondido ya a los avances tecnológicos cada vez más interdisciplinarios construyendo colaboraciones interdisciplinares e intersectoriales. Los montadores automovilísticos dependen más de los compañeros que les proveen de apoyo y servicios tecnológicos. Los clusters y nuevas formas de asociaciones público-privadas trascenden como nuevas maneras de colaboración, transmitiendo el conocimiento a través de los sectores; a cambio, los montadores podrían enfrentarse a una gama más amplia de colaboradores/proveedores, subrayando la necesidad de entender otros sectores, el trabajo intersectorial, espíritu de equipo, habilidades de comunicación, pensamiento crítico, capacidad de resolver problemas y trabajo efectivo bajo presión.
Información recabada del Programa Skills Panorama de la Comisión Europea, a cargo de la Dirección General de Empleo, Asuntos sociales e inclusión y gestionado por CEDEFOP.