Antecedentes

No es posible predecir el futuro. Vivimos en un mundo dinámico y turbulento donde los cambios ocurren rápidamente y de forma continua. No obstante, es importante tener en cuenta la perspectiva a largo plazo. Las empresas necesitan pensar en nuevas estrategias y nuevos modelos de negocio y asegurar una sólida base de profesionales para ser competitivas. Los proveedores de educación y formación necesitan ser conscientes de los requerimientos potenciales futuros del mercado laboral de cara a asegurar que ofrecen a las personas las competencias que serán demandadas en el futuro. Y con relación a las propias personas, la decisión individual sobre el nivel de competencias que persiguen alcanzar y su ámbito de especialización subjetiva determinan, hasta un cierto punto, su trayectoria profesional a lo largo de su vida laboral.

Sin embargo, el empleo va a experimentar importantes transformaciones en los próximos años a nivel internacional y Euskadi no va a ser ajena a estos cambios. Nos enfrentamos a un entorno complejo del mercado laboral con profundas transformaciones, sociales y tecnológicas que darán lugar a la aparición de nuevos campos profesionales, transformación de otros y a una rápida transformación de las técnicas y de los equipamientos y en definitiva de las competencias que serán requeridas.

A su vez, Euskadi se enfrenta a un escenario de envejecimiento de su población activa que requiere de una cada vez mayor necesidad de ajuste de los perfiles profesionales a las demandadas de los sectores productivos, en un entorno cada vez más condicionado por los cambios tecnológicos y procesos de automatización de las tareas y junto con la previsible escasez de mano de obra por el envejecimiento y reemplazo de nuestra población ocupada.

Esta circunstancia es similar a la que abordan otros países de nuestro entorno europeo e internacional. A través de la participación de Lanbide en el programa Europeo ERASMUS + en el marco del proyecto SIMOVET,Smart information models to adequately adapt vocational training to the labour market needs, hemos podido acceder a otras experiencias e intercambiar conocimiento con otras regiones sobre sistemas y herramientas de prospectiva del mercado de trabajo que han sentado las bases de lo que es hoy Future Lan.

En este contexto nace Future Lan con la vocación de ser una oportunidad para generar y gestionar mejor la información: información útil de calidad, objetiva, coherente y regular para aumentar los niveles de adaptación y ajuste de las políticas de empleo y de formación a las necesidades actuales y futuras del mercado de trabajo. En última instancia, Future Lan tiene como objetivo facilitar la implementación en el ámbito de la CAE de políticas de empleo y formación más eficaces mejorando la transmisión de la información relevante entre los diferentes niveles de la administración y del ámbito privado relacionados con el mercado de trabajo.